La importancia del slow fashion en el día a día

¿A qué nos referimos cuando hablamos de Slow Fashion?

En un entorno en el que el consumo de moda rápida y cambiante es cada vez mayor, surge este nuevo término, en ocasiones percibido únicamente como el consumo de productos que no dañen a nuestro planeta en su cadena productiva y de comercialización. Pero Slow fashion se trata también de apoyar a la economía local, de generar un entorno de trabajo digno y crear productos de mayor calidad y duraderos.

La moda rápida que se consume en masas hoy en día, ha dejado de lado el valor del trabajo artesanal y único que una marca puede plasmar en cada producto. Hablar de slow fashion es retomar ese valor artesano, recordar que lo esencial, lo simple y refinado de un producto, son auténticas claves de un producto de lujo.

La propuesta de valor del slow fashion es también crear productos con sentido y permanencia, en los que el cliente busque invertir y no solo gastar, comprando algo que los distinga de las masas.

 


Publicación más antigua